Beisbol santiaguero… sigue la espera

Equipo Santiago de Cuba
Avispas santiagueras esperan tiempos mejores

A propósito de la despedida del año en medio de una nueva frustración beisbolera, ocasionada por los pobres resultados del equipo de Santiago de Cuba en la serie nacional, la afición del territorio trata de encontrar una explicación racional a este prolongado naufragio que la obliga a seguir rumiando los éxitos del pasado, cual bálsamo que alivie las aflicciones del presente.

En la más reciente edición de nuestro campeonato nacional de mayores, luego de las expectativas generadas por el desempeño del representativo local en la I Serie Nacional Sub-23, la nave indómita hizo aguas, volvió a quedar fuera de la clasificación y un nuevo golpe de nostalgia estremeció a los apasionados seguidores del estandarte rojinegro quienes a modo de consuelo vuelven sus miradas hacia aquel pasado legendario que paulatinamente se va distanciando más y más.

Si bien el categórico desempeño del conjunto sub-23 en la fase clasificatoria trajo un súbito brote de optimismo, luego en la fase final la celebración se vio constreñida pues fueron relegados al cuarto lugar y no pudieron acariciar siquiera las medallas de bronce.

Muy parecido ocurrió en la categoría juvenil en la que en seleccionado santiaguero desplegó una brillante etapa clasificatoria, sin embargo en la fase final -jugada en su propio patio al igual que ocurrió en el sub-23- quedaron también fuera del podio de premiación y tuvieron que conformarse con el cuarto peldaño.

Traigo estos ejemplos a colación porque son la evidencia de los sucesivos patinazos en los estratos más altos de la pirámide del alto rendimiento y muestran, si bien no una crisis de proporciones mayores, la incapacidad del beisbol santiaguero para mantenerse en la vanguardia que ocupó durante tantos años, debido carencias que se han hecho visibles en estas competiciones de marras.

Estoy convencido que las autoridades beisboleras y los técnicos estarán haciendo en este cierre del año los análisis correspondientes para encontrar las fisuras que malogran mejores resultados y poder proyectarse hacia el futuro con reales perspectivas de recuperar los espacios perdidos.

Muchas preguntas necesitarán respuestas, me atrevo a anticipar sólo algunas que podrían ser parte de un cuestionario mucho más extenso:

a) ¿Los jugadores actuales de la categoría de mayores representan una cuota segura de futuro promisorio a mediano plazo?

b) ¿Será necesario una ingente búsqueda de nuevos talentos?

c) ¿Se deberá prestar más atención al somatotipo de los atletas?

d) ¿Hará falta un reforzamiento en el área de los entrenadores?

e) ¿Hay carencias en la labor de dirección?

f) ¿Se necesita más beisbol en la base?

Con seguridad muchas de estas interrogantes pueden ser aplicables a la generalidad del país y algunas respuestas necesitan de acciones institucionales porque a fin de cuentas la demanda de un salto cualitativo no se circunscribe a la geografía santiaguera.

Una cosa doy por cierta, la voluntad colectiva de trabajar sin desmayo en la configuración de ese porvenir que todos ansiamos, para poder ver de nuevo el estandarte de las Avispas flameando en un sitial de vanguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s