Premier 12, huellas de un naufragio

2015-11-16_124426

Por más que se hable de la combatividad del equipo Cuba que participó en el Premier 12 y se afirme con igual acento que logró avanzar a los cuartos de final -realidad plausible- no hay duda alguna que los resultados quedaron por debajo de las expectativas y que la visión optimista que se brindó por parte de directivos y de algunos especialistas de la disciplina (no incluyo a la prensa) en la Mesa Redonda previa al certamen quedó negada en el terreno de juego.

Esterilidad a la hora de producir carreras, problemas con el pitcheo abridor y en ocasiones con el relevo, estereotipo con el núcleo del line up; es decir una persistente inercia que negó otras opciones en los puestos de responsabilidad ofensiva, mal corrido de bases , etc, etc; conforman un listado de insuficiencias que fueron sellando el destino del colectivo.

Ni siquiera las tres victorias alcanzadas dejaron espacio a la complacencia porque fueron éxitos agónicos, incluso ante un equipo a todas luces inferior como lo es Italia, derrotado en sus cinco presentaciones.

Sabemos que una lectura apegada a la realidad haría entender sin equívocos que nuestro beisbol atraviesa por su peor momento en los últimos años por razones que son harto conocidas y que van desde el creciente drenaje sufrido en los estratos más altos de la pirámide del alto rendimiento hasta  los problemas materiales que comprometen el desarrollo de la disciplina; sin olvidar el aparatoso resquebrajamiento de nuestra Serie Nacional, enferma y urgida de cambios que le den un perfil definitivo y acaben con su inusitada mutación en un campeonato por entregas, al compás de frecuentes interrupciones condicionadas por compromisos internacionales.

Esta realidad no niega el extraordinario potencial de Cuba para producir peloteros ni nos coloca a las puertas del ocaso pero inequívocamente nos impone la necesidad de obrar con celeridad e inteligencia para atemperarnos a los cambios habidos en la escena beisbolera internacional.

Reformular el sistema a lo interno para que recobre su vitalidad sin perder de vista ningún peldaño, lograr una adecuada inserción extrafonteras del talento nacional y al mismo tiempo evitar que el principal espectaculo deportivo del país se nos convierta en letra menor han de ser principios básicos que acompañen el inaplazable esfuerzo para rescatar la solidez del beisbol cubano.

Aquí les dejo las huellas estadísticas del paso del equipo Cuba por Taipei, en el marco del Premier 12, para que puedan explorar  el rendimiento individual y colectivo que dejó a Tokio fuera del alcance:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s