Nacional Sub-23, Santiago sigue siendo…campeón

Lionard Kindelán

Lionard Kindelán encabezó un abrumador despliegue artillero de Santiago de Cuba y tres lanzadores rojinegros se encargaron de contener el ataque rival para de esa forma liquidar en apenas dos juegos el play-off final frente a Villa Clara y prolongar así el reinado indómito en el béisbol cubano, categoría sub-23 años.

Kindelán hizo recordar las hazañas de su legendario padre (líder histórico de cuadrangulares en la pelota cubana con 487 estacazos) al convertirse el piedra angular del ataque santiaguero con su productivo saldo de tres imparables en seis turnos al bate, par de jonrones, siete impulsadas y dos anotadas; desempeño que lo reafirmó como máximo slugger del campeonato al llegar a la cota de 13 jonrones disparados y 54 carreras impulsadas. Ningún otro bateador le hizo sombra siquiera en estos dos importantes renglones y ya el ilustre apellido vuelve a causar zozobra entre los lanzadores cubanos.

De manera que si el Tambor Mayor (denominación que recibió su padre) dejó huellas profundas a su paso por diamantes nacionales y extranjeros ya Santiago de Cuba empieza a vislumbrar la posibilidad de que ese precedente histórico tenga continuidad  a través de un heredero que parece determinado a prolongar la saga con el poder demoledor de sus muñecas.

Los ganadores le pusieron presión a la banca visitante desde el mismo comienzo del partido pues en la primera entrada le ligaron tres jits al abridor Javier Mirabal que unidos a un boleto y un wild pitch desembocaron en dos anotaciones. El quinto bate Luís Veranes empujó la primera con sencillo y la otra cristalizó por el lanzamiento salvaje de Mirabal.

Después de este tropiezo en  la arrancada el diestro villaclareño se compuso y entabló duelo con su par santiaguero Digney Arévalo hasta que en el comienzo del quinto episodio una fatídica secuencia lo sacó del montículo: triples consecutivos de Dasiel Sevila y Yoelquis Guibert acompañados por el primer estacazo de Kindelán en la jornada; a lo que se sumó, momentos después, un boleto a Luís Veranes. Fue entonces cuando entró en acción el relevista José David Ruíz, quien evitó males mayores.

Sin embargo la tropa de Ariel Pestano no se arredró y en la parte baja de ese propio capítulo consiguió emparejar la balanza con un abultado racimo de cinco carreras que le puso pimienta al encuentro.

Una pifia de Santiago Torres permitió que el primer bateador entrara en circulación y luego vinieron sendos jits de David Machado y Ariel Pestano (hijo) que propiciaron el primer descuento de los anaranjados y sacaron del box a Arévalo.

José Carlos Barbosa llegó como apagafuegos pero su desempeño distó de ser eficiente: par de dobletes (Roberto Acea y Jesús Olivera)  y un fly de sacrificio completaron el ramillete que emparejó la pizarra.

Pero las alegrías en el bando anaranjado sólo fueron duraderas hasta la parte alta del séptimo episodio cuando los locales volvieron a tomar la delantera, esta vez de modo definitivo, con un racimo de cuatro anotaciones: una por fly de sacrificio de Santiago Torres (tras indiscutible de Yery Martínez vino pelotazo a Barthelemy que motivó la sustitución de Ruíz por Eddy Díaz, pero este fue recibido por Miniet con indiscutible que llenó las bases), otra por boleto otorgado por Díaz que provocó carrera forzada y las dos últimas por texas de Kindelán a lo corto de la pradera izquierda.

Santiago de Cuba elevó aún más la varilla en el noveno cuando Kindelán despachó su segundo estacazo de la jornada con dos compañeros a bordo.

Los villaclareños lograron un postrer descuento en el noveno al marcar dos veces pero se quedaron cortos y llegó la proclamación de Santiago de Cuba como monarca del béisbol sub-23 por segundo año consecutivo, primer equipo que lo consigue en la corta historia de este certamen.

Ganó Florencio Maletá (1-0), autor de un relevo de cuatro y un tercio de entrada con tres jits permitidos y par de carreras limpias y lo perdió José David Ruíz (3-4).

Además de Kindelán destacaron en la ofensiva santiaguera Santiago Torres (5-3, una impulsadas, dos anotadas) y Dasiel Sevila (3-2, un triple, cuatro anotadas).

En suma una convincente victoria de Santiago de Cuba que se reafirmó como el mejor equipo del campeonato al dominar categóricamente, en sólo dos juegos, el play-off frente a los retadores de Villa Clara.

Los pupilos de Ariel Pestano trataron de dar batalla pero la arrolladora ofensiva rojinegra estropeó todos lo planes concebidos por los visitantes, aún así congratulaciones para los villaclareños que materializaron una excelente fase clasificatoria y sólo ahora se vieron aventajados por el empuje de la formación indómita.

Tras la culminación del evento todos los integrantes de la nómina vencedora son elegibles para el futuro equipo de las Avispas y no hay dudas que varios de ellos lograrán vestir la franela del conjunto de mayores.

Eriberto Rosales nuevamente condujo a sus pupilos hacia el trono y merece todo el reconocimiento por el espíritu de combate y la cohesión que logró dentro de las filas del equipo.

Felicidades, campeones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s